Ciudad de México, México, El Universal a 16 de abril de 2012.- Hoy se conmemora el Día Mundial Contra la Esclavitud Infantil. La elección de esta fecha para recordar el infierno por el que pasan millones de niños no es casual, sino que rinde homenaje al  esclavo paquistaní Iqbal Masih, un niño con tan solo cuatro años que fue «cedido» por su padre a un fabricante de alfombras, a cambio de un préstamo de 600 rupias equivalente a unos 12 dólares estadounidenses; el niño fue creciendo hasta resultar impagable.

En 1992, consiguió escapar de la fábrica, y se dedicó a denunciar la situación de esclavitud en que vivían muchos niños de su país, hasta que fue asesinado el 16 de abril de 1995, por las mafias de los fabricantes de alfombras.

La esclavitud continúa, las grandes corporaciones industriales, textiles y tecnológicas de las sociedades más desarrolladas que rebajan sus costos; en muchos casos, con procesos de ensamblado y fabricación en países en los que el mercado laboral está desregulado, con manos de obra infantil y barata.

Los ejemplos son interminables: En China, los niños esclavos preparan explosivos y fuegos de artificio utilizados en la pirotecnia, mientras que Sierra Leona, se surte de esclavos para extraer diamantes de las minas, en la República Democrática del Congo, miles de niños son esclavizados así como explotados en la extracción de la casiterita y coltán; elementos usados e indispensables para los PC, mp3, teléfonos móviles y un sin fin de instrumentos que cotidianamente usamos los que habitamos en el llamado «primer mundo».

En Benin y Egipto se calcula que un millón de niños son forzados a trabajar en el sector algodonero porque son baratos, más obedientes que los adultos y tienen la estatura idónea para inspeccionar las plantas de algodón. Sabemos muchos nombres de personas que han dedicado su vida a la lucha por las desigualdades en el mundo, incluso de algunos que han llegado a dar la vida, Iqbal siendo un niño de 12 años su sueño era “acabar con el trabajo infantil para todos los niños del mundo”, es un desconocido para muchos, pero no por ello, deja de ser uno de los más grandes luchadores por la justicia; un héroe que sigue inspirando a muchos niños esclavos y adultos.