Cancún, Q.Roo, El Universal a 14 de Mayo de 2012.- La mañana de ayer, para ser exactos a las 7:40 horas, la Policía Judicial del Estado de Quintana Roo recibió el reporte de la muerte de un velador en un establecimiento de materiales para construcción.

El propietario del establecimiento se destinaba a trabajar. A su llegada a las 6:45 horas, le extrañó no encontrar a su velador, Alejandro Ceballos Uchin, de 56 años de edad, por ello inicio la búsqueda, fue a revisar su cuarto, lo que encontró fueron manchas de sangre en el terreno, al inspeccionar de donde provenían se dio cuenta de que en la cisterna de agua potable se encontraba el cadáver del Velador.

Meses atrás, el dueño de este local localizado en una colonia irregular Tres Reyes, le dio permiso a una pareja de vivir en un cuarto del predio, ahora, esta pareja es la principal sospechosa del asesinato de Ceballos Uchin.

Personal de la Procuraduría General de Justicia del Estado, llego al lugar de los hechos y cuando los peritos lograron sacar el cuerpo del trabajador ahora occiso, originario de Yucatán, éste presentaba alrededor de ocho lesiones en el rostro, además de la cabeza.

La versión que manejan las autoridades judiciales señalan que Alejandro Ceballos y el otro sujeto se encontraba consumiendo bebidas alcohólicas, junto con otra persona, desde la noche del pasado sábado, aparentemente, al calor de las copas, empezaron a discutir al parecer porque, el fallecido, en ocasiones se le acercaba a la esposa del presunto homicida con intención de cortejarla.

Los celos del presunto responsable lo llevaron a reclamar la actitud de  Ceballos Uchin, al grado de que empezaron a reñir, después sacó un arma blanca, al parecer un machete, y lo lesionó en la cabeza así como en el rostro en varias ocasiones, luego de consumar el asesinato, lo arrastró hasta la cisterna de tres metros de profundidad y lo arrojó, la ropa del velador se atoró con dos varillas de metal e impidió que cayera al fondo; así lo dejó para después darse a la fuga con su esposa.

El cadáver fue trasladado a las instalaciones del Semefo para la necropsia de ley y en espera de que algún familiar reclame su cuerpo.