Gigantes de San Francisco se llevó de “calle” y por barrida la Serie Mundial 2012 del beisbol de las Grandes Ligas tras vencer a Tigres de Detroit en cuatro emocionantes partidos, luego de completar una campaña regular aceptable en la que terminó como líder absoluto de la División Oeste de la Liga Nacional.

 

 

México, Notimex a 27 de Diciembre de 2012.- Sin mucho ruido y como lo hizo en el 2010 cuando también alzó la corona, primera que ganaba en la Bahía californiana, Gigantes volvió a acaparar la atención del mundo del beisbol de las mayores tras llevarse la Serie Mundial 2012 ante un conjunto poderoso como Tigres de Detroit, que resultó al final “oxidado”.

 

San Francisco terminó la campaña regular como líder de su división con un palmarés de 94-68, por encima de Dodgers de Los Ángeles, que no pudo avanzar a la postemporada, y a partir de ahí hilvanó un camino lleno de éxito gracias a su base de jugadores nacidos en Venezuela, entre ellos el polémico “Kung Fu Panda”, Pablo Sandoval.

 

En la Serie Divisional de la Nacional, Gigantes se enfrentó a Rojos de Cincinnati, al que eliminó en cinco juegos para ganar así el pase directo a la Serie de Campeonato del viejo circuito, en la que ya esperaba Cardenales de San Luis, el actual monarca del 2011.

 

Ya por el banderín de la Nacional, San Francisco batalló y se tuvo que ir hasta los siete partidos para eliminar a los “pájaros rojos” de San Luis y enfilarse con buen ritmo a la Serie Mundial 2012, donde ya estaban instalados los “descansados” Tigres de Detroit, situación que a la postre fue determinante en favor de los de California.

 

Detroit llegó a este “Clásico de Otoño” con un camino diferente al de Gigantes, luego que en la Serie Divisional de la Liga Americana venció en cinco juegos a Atléticos de Oakland, y en la Serie de Campeonato por limpia de 4-0 a los orgullosos Yanquis de Nueva York.

 

Ese supuesto descanso que recibieron los felinos les vino muy mal, ya que tuvieron que esperar varios días sin acción, mientras que los de San Francisco seguían en activo y con el ritmo de juego suficiente que los hizo llegar mucho más embalados al diamante en la serie final.

 

En el primer duelo de la serie en el AT&T Park de San Francisco, los dirigidos por Bruce Bochy se llevaron el triunfo por pizarra de 8-3 con la gran actuación del “Kung Fu Panda” Sandoval, quien conectó tres “bambinazos” para empatar así una añeja marca en las ligas mayores.

 

Con esos tres batazos de vuelta completa, Pablo Sandoval, quien fue declarado “Jugador Más Valioso” de la Serie Mundial, igualó a los legendarios Babe Ruth (1926 y 1928), Reggie Jackson (1977) y al dominicano Albert Pujols (2011), como los únicos peloteros en conectar tres jonrones en un mismo juego de Serie Mundial.

 

En el segundo duelo en el mismo parque californiano, San Francisco volvió a ganar, ahora 2-0, con el primer rescate del taponero mexicano Sergio Romo, quien así entró a la historia del beisbol de su país al ser el primero en lograr un “bomberazo” en el “Clásico de Otoño”.

 

La Serie Mundial 2012 se trasladó al Comerica Park, casa de los “oxidados” Tigres, en donde los Gigantes repitieron la dosis con un triunfo de 2-0 y con el segundo “bomberazo” del relevista Sergio Romo, en lo que ya era otra hazaña deportiva para el beisbol “azteca”.

 

Con la motivación que da un 3-0, Gigantes no desaprovechó la ocasión para barrer a Tigres en el cuarto partido y en patio ajeno, tras ganar por pizarra de 4-3 en 10 entradas, en lo que pareció una breve reacción de los felinos que no pudieron hacer más que obligar a las entradas extras en las que sólo alargaron su agonía.

 

En este cuarto juego del “Clásico” del 2012, el ya histórico relevista mexicano cerraba un gran año al conseguir su tercer rescate de forma seguida en Serie Mundial, con lo que impuso una marca que será muy difícil de romper o de igualar por otro taponero “azteca” en el mejor beisbol del planeta.

 

La legión venezolana que fue parte fundamental para el éxito de San Francisco estuvo formada por Marco Scutaro, Grégor Blanco, José Mijares, Héctor Sánchez y Pablo Sandoval.

 

En tanto, por Tigres de Detroit, también destacaron los peloteros venezolanos como Miguel Cabrera, quien resultó el ganador de la Triple Corona de Bateo, Avisaíl García, Aníbal Sánchez y Omar Infante.