Internet explota: Rose McGowan afirma que fue abusada sexualmente por Harvey Weisntein

La antigua protagonista de ‘Charmed’, Rose McGowan, fue una de las primeras actrices en dar un paso al frente para denunciar públicamente el lado más oscuro del hasta hace unos días admirado y respetado Harvey Weinstein.

El nombre de la actriz ya aparecía entre los de otras muchas mujeres como una de las presuntas víctimas de los abusos del fundador de la premiada The Weinstein Company en el artículo que destapó uno de los mayores escándalos de Hollywood -publicado hace una semana por The New York Times-, donde se aseguraba que una joven Rose de 23 años había llegado a un acuerdo extrajudicial con él tras un misterioso ‘episodio’ ocurrido en una habitación de hotel durante el Festival de Cine de Sundance.

Sea o no correcta esta última información, lo cierto es que la intérprete ha convertido su perfil de Twitter en su principal arma contra el productor y, tras su regreso a la plataforma -de la que fue suspendida durante 12 horas por publicar un número de teléfono privado-, parece haber decidido dejar a un lado las medias tintas para denunciar con detalle la agresión sexual que sufrió a manos de Weinstein y quiénes contribuyeron en gran parte a silenciarla durante años.

En una serie de tuits enviados al fundador y director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, la también guionista acusó a la compañía de cancelar deliberadamente una serie creada por ella después de que intentara alertarlos acerca del comportamiento de su supuesto agresor.

Hasta ahora, Rose McGowan no había especificado abiertamente que Weinstein la hubiera violado, lo que se interpretó como una confirmación de que sí había firmado un contrato con una cláusula de silencio por valor de 100 mil dólares -como apuntaba The New Yok Times- para evitar que en su momento ese escándalo se filtrara a la prensa y manchara la reputación, ya destruida, de uno de los hombres más poderosos de la industria.

La reacción de Rose McGowan tras ser bloqueada en Twitter durante 12 horas, previa eliminación de un tuit en el que supuestamente había revelado un número de teléfono privado, no se hizo esperar: recurrió a su perfil de Instagram para denunciar lo ocurrido y alegar, sin matizar por qué, que se trataba de un ejemplo más de los motivos que llevaban a las mujeres a no denunciar las agresiones sexuales de las que eran víctimas.

“Twitter me ha suspendido. Aquí hay fuerzas muy poderosas actuando. Sean mi voz”, reclamaba junto a una captura de pantalla del mensaje que había recibido de los responsables de Twitter.

Quien