Sismo estremece a Irán e Irak

Un poderoso terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter sacudió la noche del domingo la zona de frontera entre Irán e Irak y causó al menos 300 muertos y miles de heridos en ambos países.

El temblor se produjo en la localidad iraní de Azgale, en la provincia de Kermanshah, a 11 kilómetros de profundidad, según el Centro Sismológico de Irán, y se sintió tanto en Teherán como en Bagdad, así como en lugares distantes como Kuwait.

A lo largo de la noche del domingo y la madrugada de hoy hubo una treintena réplicas a ambos lados de la frontera, la más fuerte de ellas, de 5.3 grados, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

Las poblaciones más afectadas en Irán fueron Ghasr Shirin, Sarpul y Azgale, aunque todavía es difícil cuantificar los daños debido a los cortes producidos en las carreteras de montaña y a que tanto las comunicaciones telefónicas como el sistema eléctrico han sufrido cortes.

Los servicios de emergencia de Irán han contabilizado al menos 129 muertes y cerca de 300 heridos en Kermanshah, según Mojtabar Nikkerdar, gobernador de esa provincia fronteriza iraní.

En Irak, el Gobierno de la región autónoma del Kurdistán informó de la existencia de víctimas mortales, sin precisar su número, y de “más de 500 heridos” en la provincia fronteriza de Suleimaniya.

Según autoridades locales, se registraron al menos seis víctimas mortales en la localidad de Darbandiján, localizada a pocos kilómetros de la frontera.

Las televisiones kurdoiraquíes mostraron imágenes de edificios derrumbados en Darbandiján, así como escenas de pánico de la población en varias poblaciones.

El ayuntamiento de la ciudad de Halabya contabilizó 85 heridos en el municipio, el más próximo de Irak al epicentro, aunque ninguna víctima mortal, según un comunicado.

Agencias