¿Qué hace Adele mientras no está en el escenario?

Entre los muchos talentos de los que puede presumir Adele se cuenta ahora el de organizadora profesional de bodas, en vista de lo satisfechos que han quedado con sus servicios el humorista Alan Carr y su flamante marido Paul Drayton.

El pasado mes de enero, el presentador británico y su pareja contrajeron matrimonio en una discreta ceremonia que tuvo lugar en la mansión de Los Ángeles de la cantante, que no se limitó a cederles los terrenos de su propiedad para que recibieran a todos sus invitados, sino que también se ocupó personalmente de todos los detalles de su gran día: desde las flores y el resto de la decoración, al menú que se sirvió en el banquete y la música con la que se amenizó la velada.

“Nos casamos en el jardín de la casa que Adele tiene en Los Ángeles. Nos conocemos desde hace muchísimo tiempo y nos dijo que quería organizarlo todo, y eso hizo”, explicó Carr en el programa This Morning de la cadena ITV.

No contenta con ofrecerles a los novios el enlace con el que siempre habían soñado, la estrella de la música se reservó para sí misma uno de los papeles más importantes del día: oficiar la ceremonia.

“Hizo todos los trámites para ‘ordenarse’ y fue ella quien nos casó, y después se encargó de todo lo demás. Es la persona más amable, encantadora y adorable que he conocido”, aseguró agradecido, antes de revelar la gran sorpresa que Adele les tenía reservada y que, sin duda, fue el plato fuerte de la jornada: interpretar en directo uno de sus temas para el primer baile de los recién casados.

Vanidades